Rompe el círculo de la apatía sintiendo que ensayas
16 marzo, 2017
0

Me gusta la palabra ensayo porque no implica ni acierto, ni error. Simplemente es el inicio de una actividad, que si no practicas, no se hará, pero no tiene por qué estar perfecta. De hecho, lo normal es que no sea perfecto, pero eso no te incapacita para practicar.

El sentimiento de ensayo está en ti. Otros pueden ver el fracaso, pero sólo tú sabes que estás ensayando y que no te importa equivocarte.

El sentimiento de ensayo te ayuda a conocer tus límites y tus posibilidades, pero sobre todo genera oportunidad.

El sentimiento de ensayo no termina nunca y no por eso está inacabado. Un violinista profesional, nunca deja de ensayar. Puede exponer su obra, pero siempre siente que tiene margen de mejora.

El sentimiento de ensayo se transmite, hace que mires a los demás con benevolencia y genera esperanza en el futuro.

Si tus amigos ven que fracasas: intentan pararte, se alejan. Si tus amigos ven que ensayas: se acercan, te apoyan, te admiran.

El sentimiento de ensayo genera sensación de poder, del poder que cambia las cosas, del poder de la evolución, de la sensación de que tú puedes cambiar.

El sentimiento de ensayo te anima a pensar en grande, no limita ni tu sueño, ni tu acción.

El sentimiento de ensayo te permite volver a intentar exactamente lo mismo, probar una pequeña modificación, o probar otra cosa totalmente distinta, pero nunca te deja indiferente.

¿Por qué no existe el sentimiento de ensayo en psicología? Porque cuando Thorndike descubrió el aprendizaje por ensayo-error, debió haberse bautizado como ensayo-acierto. El experimento de los gatos y las palomas demostró, que sólo el que ensaya, acierta. El aprendizaje por ensayo-error es un método, según la psicología, poco científico y sin embargo nos proporciona grandes éxitos como el hablar, andar, comer, viajar…propongo llamarlo ensayo-acierto. El pensamiento científico nos ha hecho contar sólo los aciertos y llamar errores a todos los ensayos, sin contemplar el aprendizaje que entrañan. Todo lo que se practique, todo lo que se investigue, todo lo que se teste es útil y necesario. El ensayo nunca es un error. Sentir que pasamos el día ensayando maneras de relacionarnos, formas de organizarnos, nuevas soluciones a problemas, distintas actividades… potencia nuestro desarrollo individual.

El sentimiento de ensayo, una nueva emoción para incluir en los manuales de psicología