¿Cómo tolerar la frustración?
10 abril, 2018
0

Esta es la pregunta que hay detrás de las dificultades de la mayoría de los jóvenes con los que trabajo. Algunas sencillas respuestas nos harán más tolerable este incómodo sentimiento.

1.-PLANTÉATE RETOS

Los retos no son sacrificios, ni grandes esfuerzos. Son propuestas autoimpuestas que nos impulsan a la acción y cuya consecución genera gran satisfacción. Si no logramos nuestros retos, habremos aprendido más sobre nuestros límites y las circunstancias que nos rodean.

Hay una gran diferencia entre las personas que viven sólo esquivando obstáculos y los que asumen retos. Estos segundos también sortean obstáculos, pero son dueños de su vida.

La intolerancia a la frustración, nos hace evitar plantearnos retos por miedo al fracaso, sólo hacemos aquello que nos sale bien o que anticipamos que será fácil; tendemos a evitar aquellas situaciones que interpretamos como complejas.

Prueba a hacer cosas que te resulten algo difíciles; no se trata de complicarte la vida, se trata de poner a prueba tus límites. Siempre se aprende de esta experiencia”

2.- ANÁLISIS NO ES PARÁLISIS

Antes de realizar una acción, de manera consciente o inconsciente analizamos la dificultad y las probabilidades de éxito, el esfuerzo que nos va a suponer, los riesgos que asumimos…; se trata de una sana reflexión, que nos permite sobrevivir, sin embargo, en ocasiones, dejamos de exponernos a situaciones en las que nuestra supervivencia no está comprometida e impedimos, así, nuevos aprendizajes.

En el punto anterior, ya hablamos de la oportunidad que provocan los retos, ahora se trata de afrontarlos desde nuestras limitaciones y la única manera de saber si sabemos hacer algo, es a través de la acción. Hasta que no pruebas, no sabes si puedes hacer. Actúa y valora tu nivel de éxito. Actúa sabiendo que no te saldrá a la primera. Reduce a micropasos aquello que, de antemano, se te planeta complejo; pero actúa.

La imaginación nos hace propuestas. La acción nos da respuestas”.

3.- EL ERROR NO ES FRACASO

También aquí, nuestra mente nos juega malas pasadas. O bien porque algo en lo que vamos a fallar a la primera, preferimos no intentarlo. O bien, porque anticipamos una escalada de éxitos que no siempre vienen en ese orden. El éxito toma caminos insospechados que no siempre son procesuales, ni ascendentes. La clave aquí, es sentir que estás ensayando, cuando uno ensaya, no siente los errores como fracasos, si no como parte del proceso.

El error es parte del proceso de aprendizaje”

4.-IDENTIFICA CREENCIAS IRRACIONALES

Las creencias irracionales son respuestas emocionales que surgen sin que queramos, distorsionan la realidad y dificultan nuestro aprendizaje porque generan una emoción que no es acorde con la situación. Sentimos que nuestra supervivencia está en peligro, que nos jugamos nuestro prestigio social, que habrá consecuencias irreversibles y dramáticas, cuando en realidad no es así. Esta sobrecarga emocional, bloquea nuestra capacidad intelectual y nos impide centrarnos en nuestro sencillo objetivo.

  • Evita la comunicación dramática contigo y con los demás: intolerable, nunca, siempre, debería, insoportable…

  • No te aferres al deber ser, acepta lo que es. Puedes decirte: “y si lo hago así ¿qué pasa?”

  • No actúes para recibir aprobación. Plantéate: “¿Qué es lo que me hace sentir bien?”

  • En muchas ocasiones pensamos que los demás deben actuar de forma agradable, considerada y justa: Piensa que los demás actúan acorde a sus circunstancias, que no siempre las conocemos.

  • En lugar de pensar que la vida debe ofrecerme condiciones buenas para conseguir mis objetivos sin esfuerzo y con comodidad: Siente que eres el/la dueño/a de tu vida, porque te planteas retos, sabiendo que habrá obstáculos que afrontar”

Utiliza frases empoderadoras, la mía es: “Fuerte, capaz y tranquila”

4.- TOMA MEDIDAS

Si consideramos que hay elementos externos que contribuyen a nuestra frustración, podemos tomar medidas para que la situación nos resulte menos estresante, por ejemplo, pedir apoyo a los que nos quieren para asumir el reto.

Detecta elementos externos que no te están facilitando alcanzar el resultado esperado y, limítalos, en la medida de lo posible.”

5.- ACEPTA LA FRUSTRACIÓN

La frustración es un sentimiento más, que nos indica que no vamos por dónde nos gustaría. La frustración es incómoda, pero es tolerable. No huyas, pero tampoco te recrees en él.

Todos tenemos deseos. Nos gustaría que todos nos trataran como queremos, que las cosas salieran de determinada manera, pero no dejan de ser deseos. No son necesidades primarias. ¿Es realmente una necesidad? ¿Es tan grave?.

Comprende que lo que estás sintiendo es frustración, plantéate si es tan grave, busca alternativas que puedas hacer y hazlas; si no puedes hacer nada, relájate”

6.- COMPRÉNDETE Y CÉNTRATE EN TU OBJETIVO

Exprésate palabras que reconozcan la dificultad, se trataba de un reto para ti, al margen de que para otros pueda resultar sencillo, la idea era que ibas a realizar algo complejo, es normal que no te salga, puede salir mal, pero eso no significa que no haya merecido la pena hacerlo.

Si tu emoción no empaña tu mente, dejarás espacio en tu cerebro para lograr tu objetivo. Anímate, diciéndote que lo estás haciendo bien. En cada intento estás más cerca de acertar; y si no hay logro, habrá aprendizaje, que es un éxito también.

El éxito está en haber aceptado el reto”

Tolerar la frustración es asumir y afrontar retos; reconociendo el sentimiento incómodo de no obtener un logro inminente; identificando ideas irracionales que bloquean nuestras capacidades; sabiendo que el éxito, estará detrás del APRENDIZAJE de haber vivido esa experiencia, tanto si se obtiene el resultado esperado, como si no.